¿Cuál es tu vocabulario?

*EL VOCABULARIO DE LA POBREZA.*

📣 Programación Neurolinguistica.

La pobreza se ha metido en nuestras conversaciones, y nos habla al oído.

Hay expresiones que debemos erradicar de nuestro vocabulario. Entre ellas:
1.- *POCO A POCO*
Cuando las personas empiezan algo, exclaman: ¡vamos a avanzar poco a poco!. La palabra “poco” significa . ¿Qué imagen ves cuándo escuchas la palabra “poco”?. Presta atención a esto: “Lo haremos poco a poco” VS “Lo haremos paso a paso.”. La segunda expresión es más edificante, construye un cuadro mental de más fuerza.

2.- *NECESITO*
Otra expresión usada con mucha frecuencia es “NECESITO”. Esa palabra significa CARENCIA. ¿Qué ves o que sientes cuando escuchas la palabra “necesito”: necesito un trabajo, necesito dinero, necesito mejorar, necesito apoyo. Cambia tu lenguaje y di: ¡quiero dinero, quiero mejorar, quiero apoyo, quiero cambiar!. El solo hecho de pronunciar las palabras desde una posición ACTIVA, desde una posición de VOLUNTAD, ya cambia tus cuadros mentales.

3.- *VOY A TRATAR.* Otra expresión muy usada es “voy a tratar.”.. Tratar es intentar. Alguien decía: “estamos cansados de los “tratadistas”. Se precisa gente que lo HAGA. Es tan simple decir: ¡LO HARÉ!, y si no puedes o no quieres hacerlo, sencillamente di: ¡no lo haré!. El mundo no se viene abajo, el mundo sigue su curso: no pruebes suerte, no lo hagas para ver cómo te va. Así que cada vez que dices “voy a tratar”, estás acostumbrando a tu mente a “intentar”, a “negociar”. No negocies con tu mente, dale las órdenes, y la mente obedece.

4.- *VALE LA PENA.*
Otra expresión del vocabulario de la pobreza es “vale la pena”. ¡Pena es tristeza!. ¡Pena es dolor!. ¡Pena es angustia!. Lo que vas a hacer no vale la pena, vale el esfuerzo. Vale la alegría.

5.- *EN LA LUCHA.*
Otra frase típica en muchas personas es decir cuando le preguntan cómo estás: ¡Aquí, en la lucha!. No te das cuenta que tu afirmación inconsciente está creando en tu vida la sensación de “luchar”, lo cual experimentas día a día sintiendo en realidad que luchas contra muchos para poder conseguir lo que quieres. En lugar de eso, debe crear otra afirmación que recree otro escenario en tu día a día. Por ejemplo, deberías responder: ¡excelente!, ¡Dios ante todo!, ¡Con Dios y pa’lante!, o cualquier otra afirmación positiva. Hay que prestarle atención a las palabras. Una palabra es un pensamiento hablado. Un pensamiento es una palabra en silencio.

Las palabras crean ideas, crean sensaciones: lo que escuchas puede determinar lo que sientes. ¡Las palabras crean cuadros mentales!. ¡PIENSA ANTES DE HABLAR!. Un consejo popular dice: “Piensa antes de hablar.” La verdad, no obstante, es que nadie puede hablar sin pensar. Cuando alguien dice algo “sin pensarlo”, en realidad lo pensó sin darse cuenta: fue un proceso que ocurrió en su subconsciente y que pasa inadvertido. Es casi un acto automático. Del mismo modo que nadie puede dar lo que no tiene, nadie puede expresar lo que no piensa. Incluso, el acto de mentir, exige un nivel de pensamiento. Las palabras tienen poder porque son escuchadas en la mente, tanto del que las escucha como del que las pronuncia, y las convierte en imágenes. Cada palabra la hemos asociado a una imagen y a una determinada sensación. Por ejemplo, cuando escuchas la palabra “AVIÓN”, lo más probable es que tu mente ve un avión y que incluso lo ve volando.

Las palabras crean imágenes y esas figuras mentales amplifican lo que somos. Tienden a acentuar nuestros sentimientos más básicos: recuerda que las palabras son decretos. Está en el libro de Proverbios, escrito por el Rey Salomón: ¡La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos!. Otra traducción dice: ¡Quien habla del bien, del bien se nutre!. Cuando escuchas con detenimiento el vocabulario de la mayoría de personas, lo que encontrarás son palabras de escasez. Al ser pronunciadas constantemente, esas palabras son semillas de pobreza. Por ejemplo: “ojalá”, “vamos a ver”, “hay que probar suerte”, Dios quiera”. Eso es pobreza mental, pobreza en el vocabulario. ¡Cambia tu chip y tu vida cambiará!. Dicen las escrituras: ¡De la abundancia del corazón habla la boca!. ¡…

_”QUE TENGAS UN DÍA ESPECTACULAR!!”_

Anuncios

❗NUNCA SUBESTIMES A NADIE❗

(UNIVERSIDAD STANFORD — EE.UU)

Una mujer con un vestido de algodón barato y su esposo vestido con un humilde traje, se bajaron del tren en Boston y caminaron tímidamente (sin tener una cita), a la oficina de la secretaria del Presidente de la Universidad de Harvard. La secretaria adivinó en un momento que esos campesinos venidos de los bosques, no tenían nada que hacer en Harvard.

– Desearíamos ver al presidente, dijo suavemente el hombre.

– El está ocupado, contestó la secretaria.

– Esperaremos, replicó la mujer. Por horas la secretaria los ignoró esperando que la pareja finalmente se desanimara y se fuera, pero ellos no lo hicieron y la secretaria vio aumentar su frustración y finalmente decidió interrumpir al presidente, aunque era una tarea que ella siempre esquivaba.

– Tal vez si usted conversa con ellos por unos minutos se irán, dijo la secretaria al Presidente de la Universidad. El hizo una mueca de desagrado pero aceptó, alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo para ocuparse de gente con vestidos y trajes baratos. Sin embargo el presidente con el ceño áspero, pero con dignidad, se dirigió con paso arrogante hacia la pareja.

La mujer le dijo:
– Tuvimos un hijo que asistió a Harvard por sólo un año, el amaba a Harvard y era feliz aquí, pero hace un año murió en un accidente. Mi esposo y yo deseamos levantar algo en alguna parte del campus que sea en memoria de nuestro hijo.

El presidente no se interesó y dijo:
– Señora, no podemos poner una estatua para cada persona que asista a Harvard y fallezca, si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementerio.

– Oh no, explicó la mujer rápidamente:
No deseamos erigir una estatua, pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard.

El presidente entornó sus ojos, echó una mirada al vestido y al traje barato de la pareja y entonces exclamó:
– ¡Un edificio!, ¿tienen alguna remota idea de cuánto cuesta un edificio?, hemos gastado más de 7.5 millones de dólares en los edificios aquí en Harvard!. Por un momento la mujer quedó en silencio y el presidente estaba feliz porque tal vez se podría deshacer de ellos ahora.

La mujer se volvió a su esposo y dijo suavemente:
– ¿Tan poco cuesta iniciar una Universidad?, ¿por qué no iniciamos la nuestra?. Entonces su esposo aceptó y el rostro del presidente se oscureció en confusión y desconcierto. El sr. Leland Stanford y su esposa se pararon y se fueron, viajando a Palo Alto California, donde establecieron la Universidad que lleva su nombre, la Universidad Stanford, en memoria de un hijo del que Harvard no se interesó.

La Universidad “Leland Stanford Junior” fue inaugurada en 1891, en Palo Alto. “Junior” porque era en honor al fallecido hijo del rico terrateniente. Ése fue su “memorial” y hoy en día la Universidad de Stanford es la número uno del mundo, por arriba de Harvard.

Qué fácil es JUZGAR por apariencias y qué fácil es equivocarse al JUZGAR por apariencias!!!

Artículo de Robert kiyosaki sobre la salida de deudas

Cómo salir de la deuda en seis simples pasos

Un plan simple para salir de la deuda.

Según los últimos números de American Banker , la deuda personal de los hogares en los EE. UU. Ha alcanzado un máximo histórico de $ 13.5 billones, con una carga de deuda promedio de $ 50,210, justo por debajo de los números récord de la Gran Recesión de $ 53,000.

Quizás lo más preocupante es que, si bien la deuda hipotecaria aún constituye la mayor parte de esta deuda, el crecimiento se ve estimulado por los aumentos de la deuda no hipotecaria. Como informa American Banker:

    • Si bien los préstamos hipotecarios aún representan más de dos tercios de la deuda del consumidor, su participación en la deuda familiar total se ha ido reduciendo de manera constante durante la última década y continuó disminuyendo en el cuarto trimestre.

 

    • Con el aumento de las tasas de interés y el endurecimiento de los estándares crediticios, las originaciones de hipotecas en el trimestre cayeron un 11% en el trimestre respecto de los tres meses anteriores, a $ 401.5 mil millones. Fue el trimestre más débil para las originaciones desde el primer trimestre de 2016, según los datos de la Fed de Nueva York.

 

  • Mientras tanto, las deudas de estudiantes, automóviles y tarjetas de crédito siguen aumentando. Los saldos de préstamos de estudiantes y automóviles alcanzaron niveles récord nuevamente en el cuarto trimestre y los saldos de tarjetas de crédito, de $ 870 mil millones, están nuevamente en niveles de crisis pre-financiera.

La triste realidad es que los estadounidenses están adquiriendo más deudas incobrables, y podría ser el canario en la mina de carbón para otra recesión.

Buena deuda contra mala deuda

Para muchas personas, la deuda es una palabra de cuatro letras. La sabiduría convencional es decirle a la gente que se mantenga alejada de ella como la plaga. Muchos gurús financieros han construido todos sus imperios en la condena de la deuda y en ayudar a las personas a salir de ella.

En Rich Dad, no nos sentimos así por las deudas. Más bien hacemos una distinción importante entre dos tipos de deuda: deuda buena y deuda mala .

La deuda incobrable es aquella que se usa para comprar pasivos como automóviles, vacaciones, ropa e incluso fondos de emergencia para cosas que simplemente no tiene el dinero para cubrir. ¿Por qué se llama deudas incobrables? Porque no te hace más rico. Te hace más pobre. Esto se debe a que los pasivos sacan dinero de su bolsillo cada mes, no ponen dinero en ellos.

La buena deuda, por otro lado, es la deuda que pone dinero en su bolsillo cada mes. Te hace más rico. Se utiliza para comprar cosas como inversiones en bienes raíces, hacer crecer su negocio o aprovechar otras oportunidades de inversión. En resumen, se utiliza para comprar activos que fluyen de efectivo. El flujo de efectivo de esos activos paga por el costo de la deuda.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas en Estados Unidos están cargadas de deudas incobrables y no tienen idea de cómo hacer que las buenas deudas funcionen para ellas. Y la realidad es que antes de que pueda sacar provecho de una buena deuda, realmente necesita cuidar su mala deuda personal.

Cómo salí de $ 1 millón en deudas personales malas

Cuando mi primer negocio fracasó, personalmente tenía una deuda de más de $ 1 millón que debía pagarse. Fueron tiempos difíciles para Kim y para mí. Por un corto tiempo, incluso vivimos en nuestro carro.

Tener tanta deuda como lo hicimos nosotros, junto con las emociones de perder mi negocio, hubiera sido fácil renunciar, obtener un buen trabajo y renunciar a mi sueño de construir un negocio exitoso. Estaría mintiendo si no dijera que no era tentador.

Afortunadamente, no cedimos a esa tentación. En su lugar hicimos un plan.

Usando todo lo que habíamos aprendido sobre el dinero y cómo funcionaba, buscamos grandes oportunidades para construir nuestra columna de activos, y eliminar nuestra deuda personal de los consumidores, deudas incobrables. Al implementar este plan, estuvimos completamente libres de deudas en unos pocos años y en nuestro camino hacia la libertad financiera.

Cómo salir de la deuda con estos seis simples pasos.

Los siguientes son los seis pasos simples que puede seguir para eliminar su deuda personal. Si los implementas, funcionarán.

Paso # 1 – Cierre su deuda incobrable

Si tiene tarjetas de crédito con saldos pendientes , trate de utilizar solo una o dos tarjetas de crédito. Cualquier cargo nuevo debe ser pagado en su totalidad cada mes. No incurrir en más deudas a largo plazo.

Paso # 2 – subir la apuesta

Sube con $ 150 a $ 200 adicionales por mes. Si tiene una buena educación financiera y entiende cómo hacer que el dinero trabaje para usted, esto debería ser relativamente fácil de hacer. Si no puede generar entre $ 150 y $ 200 adicionales por mes, entonces sus posibilidades de libertad financiera solo pueden ser un sueño imposible.

Paso # 3 – Enfócate en uno

Aplique los $ 150 a $ 200 adicionales a su pago mensual en solo una de sus tarjetas de crédito. Ahora pagará el pago mínimo más el dinero extra en esa tarjeta de crédito.

Pague solo el monto mínimo adeudado en todas las demás tarjetas de crédito. A menudo, las personas intentan pagar un poco más cada mes en todas sus tarjetas, pero sorprendentemente esas tarjetas nunca se pagan.

Paso # 4 – Mantenlo en movimiento

Una vez pagada la primera tarjeta, aplique el monto total que pagó cada mes en esa tarjeta a su próxima tarjeta de crédito. Ahora está pagando el monto mínimo adeudado en la segunda tarjeta más el pago mensual total que pagó en su primera tarjeta de crédito.

Continúe este proceso con todas sus tarjetas de crédito y otras deudas de crédito al consumo. Con cada deuda que pague, aplique el monto total que pagó por esa deuda al pago mínimo de su próxima deuda. A medida que pague cada deuda, la cantidad mensual que está pagando en la próxima deuda aumentará.

Paso # 5 – Ir en grande

Una vez que todas sus tarjetas de crédito y otras deudas de los consumidores hayan sido canceladas, continúe el procedimiento con los pagos de su automóvil y la casa. Si sigue este procedimiento, se sorprenderá de la cantidad reducida de tiempo que le lleva estar completamente libre de deudas. La mayoría de las personas pueden estar libres de deudas en un plazo de cinco a siete años.

Paso # 6 – Construye tu riqueza

Ahora que está completamente libre de deudas, tome la cantidad mensual que estaba pagando en su última deuda y destine ese dinero a las inversiones. Construye tu columna de activos, incluso usando buenas deudas.

¿Cómo saldrá de la deuda?

Contrariamente a la creencia popular, la deuda no es algo que temer. Más bien, es una herramienta poderosa para generar riqueza, cuando se usa correctamente.

Incluso cuando Kim y yo estábamos casi $ 1 millón de dólares en el agujero, nos quedamos con los seis pasos anteriores y finalmente salimos de la deuda. No fue fácil, pero fue simple. El proceso requirió mucho sacrificio al principio, pero seguir el esquema simple de seis pasos allanó el camino para las últimas dos décadas de libertad financiera.

Ahora es tu turno. Comience hoy en su camino hacia el pago de su deuda incobrable e invierta en su educación financiera para que, cuando esté listo, pueda aprovechar el poder de la deuda buena para hacerse rico